Dos poemas de Maricela Guerrero

 

 

 

 

 

A mis tíos con cariño y baile

 

Disco dance travolta poncharelo

 

Se parecía a John Travolta.

Con el paso de tiempo,

se iba pareciendo más;

también a Tarantino:

cinéfilo:

dirigía escenas en bodas, barmitzvas, bautizos

quinceaños:

y parecía que no se cansaba nunca:

de las 5 en que barría y sacaba a pasear al perro

a las tantas de la madrugada siguiente en que editaba las escenas de las bodas los barmitzvahs, los bautizos, los quince años, no paraba.

 

Iba en enojo a veces, corriendo a todas partes:

lo hacía todo corriendo:

con entusiasmo

con energía

corriendo:

no paraba:

 

entre Santa Fe y el Reclusorio Oriente.

Para afuera corría y corría:

en su cumpleaños bailamos

una quebradita:

 

Se parecía a John Travolta y no paraba:

sólo se enojaba,

se quejaba

de la política

de los maestros

de las mujeres

:

prometía un futuro de fibra óptica con Luz y Fuerza:

pagar la luz y el internet en un recibo:

no pasó:

lo que hubo fue un madruguete:

 

y no paraba:

para afuera sólo iba de una punta a otra de la ciudad en auto

con dolor

con cosas que no sabemos:

no paraba:

ya no nos decía nada.

 

Se parecía a John Travolta:

ponía en falso contacto las luces de la sala

de casa de mi abuela

disco dance travolta poncharelo

curveando quebrando:

 

luego en su moto nos paseaba

algunas tardes muy felices…

disco dance travolta poncharelo

no paraba.

 

 

 

 

 

 

 

Daktari & bonita finca de adobe

 

Cuidábamos conejos que se comían los gatos antes que nosotros:

hablaba en cacería, a veces:

también en Bonita finca de adobe:

 

aunque los viernes

en su estéreo por las noches

nos ponía

a Lorenzo Antonio para bailar:

pasos sueltos y risa

en la salita:

nos enseñaba a todas

el baile:

 

algunos fines de semana a mis hermanos

cacería:

tú sabes cuánto la quiero

no dejes que otro hombre me la gane por dinero.

 

Algunas tardes programas de vida salvaje:

Daktari:

Bonita finca de adobe

cuidame bien mis amores.

 

Luego en las fiestas,

la etiqueta:

a la primera, aceptas,

si te gusta, vuelves a aceptar;

pero si no,

te niegas con gracia.

 

A ti, a ella y a ese hombre

los quemo con leña verde.

 

Cuidábamos conejos que se comían los gatos antes que nosotros:

cuídame bien mis amores.

 

 

Maricela Guerrero

 

 

Anuncios